Guerreros del Metal

Subscribete a este Blog

miércoles, 29 de febrero de 2012

[Reflexión] Bailando bajo la lluvia...






La vida no es esperar a que pase la tormenta,
es aprender a bailar bajo la lluvia.






PD: Estoy de acuerdo, pero es muy triste bailar solo bajo la lluvia...



martes, 28 de febrero de 2012

[Poesia] Cuando







Cuando caminas en otra dirección.
Cuando te alejas de mí.
Cuando ya no me escribes.
Cuando me borras de las Redes Sociales.
Cuando ya no pensamos lo mismo,
Al mismo tiempo.
Cuando olvidamos que existimos.
Cuando la guerra comienza.
Cuando termina la canción.
Cuando el Payaso pierde la gracia.
Cuando se va el avión.
Caundo nos deja el tren.
Cuando nuestro insomnio,
Tiene horarios diferentes.
Cuando deja de llover.
Cuando el sol se oculta.
Cuando el deportista cuelga las botas.
Cuando se junta la chicha con la limonada.
Cuando se pierde la batalla.
Cuando el marino se aleja del Mar.
Cuando la musa deja al pintor.
Cuando el guerrero suelta la espada.
Cuando el poeta pierde su inspiración.
Cuando pienso en ti y...
En vez de reir, lloro.
Cuando el moribundo,
Cierra los ojos por última vez.
Cuando ya no hay nada que hacer.
Cuando ya ni la bala ni la horca,
Son solución para el desdichado.
Así pues…




sábado, 25 de febrero de 2012

[Poesia] Mar...






Tú quieres más al Mar,
Me dijo la pitonisa
yo le dije, con mucho dolor
Es verdad
Que me parta un rayo,
Si le miento!
Ahí mi voz ya se quebró.
Siento que…
Ya no hay nada que hacer...
Pero ¿como olvidarte Mar
y adentrarme en la montaña?
Detesto las montañas
No soy un Samurai
Un Marino soy
Solo te amo Mar
Mi cálido y siempre húmedo Mar
Siempre he vivido
Cerca de ti Mar
Mar... a lo lejos escucho tus olas...
Como extraño estar más cerca de tu costa...
Oler y sentir tu brisa marina... Mar
Ahora dime Mar,
Bajo la luz de la Luna
... ¿Porque se te hizo tan fácil
Decir que es el hombre de tu vida,
Si apenas le conoces?
Por que lo sé,
Siempre lo supe
No me engañaste
Más me conoces a mí
Y yo a ti…
Y no, no, no, no,
No lo conociste a hace un siglo
Dirás que te espiaba
Pero el que al Mar ama
Presiente los peligros
Las trombas marinas
Los ataques corsarios
Además, te digo que el Mar
En su inmensidad
Es solo un charquito
En medio de una gran vastedad
Si, si estoy parafraseando
Esa vieja canción:
“Tristeza Marina”
Solo me falta la botella
Con la copa rota
Inevitable me es
Sabes que un marino como yo
La escucha con atención
No voy a pecar de maricon
Y te voy a parafrasear
La canción de José Luis Perales
Pero si te voy a indagar
¿Porque es él
“un hombre de verdad”
y no yo?
No tengo que demostrar mi hombría
No a estas alturas
Después de tantas tempestades
Y grandes batallas navales
Y si he llorado alguna vez,
Por dolor lo he hecho
Si los machos no lloran
Te diré como El Chavo:
“Entonces coño,
Yo soy un macho llorón!”
Mas me preocupo
¿Si solo es un bucanero
Que quiere hurtar tus perlas?
¿Tan rápido confiaste en él?
Yo siempre estuve a tu orilla
Aguanté todos tus vendavales
Permití que tu brizna me mojara,
…Cuando llorabas
Cuando arremetías en las rocas
Es duro, muy duro aceptarlo
Yo me acuerdo
De ese camisón,
O de aquel sweater
Ni decir aquella boina roja
Que te hacía ver como
Marinerita francesa
Que linda Mar
Mar… Mar… Mar…
Recuerdo tu mirar
Tu sonrisa, tu alegría
A veces fingida si
Pero hermosa, sublime
Siempre escuchare
En mis recuerdos
Esa linda voz
Como una obsesión
Una voz de Mar caribeña
Mar… Mar… Ay, Mar…
Me hundiste Mar…
Mar... me dejaste en la orilla,
Después de haber nadado tanto…
Prisionero de mi destino
Prefiero zozobrar.




viernes, 24 de febrero de 2012

La Canción más triste del mundo




El Ciego

(Jose Feliciano)


Has visto como pierde su alegría, una fuente
ya vacía cuando el agua le falto.
Es la cosa mas triste de este mundo
y así me siento yo, por ti, solo por ti.

No escuches el lamento de las aves
cuando ven con amargura que su nido se perdió.
Es la cosa mas triste de este mundo
y así me siento yo, por ti, solo por ti.

No mires cuando un ciego se enamora
cuando quiere ver la aurora, como se pone a llorar
y sufre la luna cuando brilla, y no hay dos
enamorados, que la quieran contemplar.

No mires cuando el sol se esta poniendo
pues el día se esta muriendo y la noche le llego.
Es la cosa mas triste de este mundo
y así me siento yo, por ti, solo por ti.

No mires cuando un ciego se enamora...

No, no mires cuando el sol se esta poniendo...



No exagero al afirmar, que por todo lo que envuelve esta canción, su interprete, la calidad y pasión de la misma, es la canción más triste de este mundo...





PD: José Feliciano es ademas, el cantante favorito de mi papa. Una pena que el video y la canción solo se permita verlo en YouTube... las consecuencias nefastas del Capitalismo salvaje que nos espera...





miércoles, 22 de febrero de 2012

[Reflexión] El Alma se apaga...




En 1.931, el autor húngaro Lajos Zilahy publicó una novela llamada: “El Asilo del Alma”, pero mundialmente conocida como: “Las Cárceles del Alma”, en idioma húngaro: “Két Fogoly”. Esta novela, al igual que “El Cura de Malta” de Nicholas Monserrat, me marcaron por siempre, puesto que siempre me identifiqué con el perdedor (el loser) de las historias, pero fue una identificación fatal, porque hoy me ha tocado a mi, ser el perdedor, no hay matices, es cosa de ganar en la vida, o perder. Es una obra muy conmovedora, donde sus personajes son sublimes y terrenales a la vez. Es imposible leerla y no sentir compasión... por ellos, pero cuando tú vives algo parecido… esta obra adquiere otra dimensión insospechada.

El protagonista de la novela de Zilahy, Pedro es un joven patricio caído en desgracia (algo así como decimos en Venezuela: Clase Medio-pelándo bola), ex – funcionario publico, que luego va a la guerra (I Guerra Mundial). Su igualmente joven pareja, Miett es una niña huérfana de madre, patricia también pero en una mejor posición (en Venezuela lo llamamos: Clase Medio-oligarca), su padre es un juez retirado. Pedro sintió desde un principio, o al menos eso fue lo que yo sentí al leer, que pese a todos los esfuerzos que hiciera en su vida, tendría un “limite”, sentía en el fondo que estaba pagando un karma que desconocía. Miett, era el sueño de todo hombre, una muchacha linda y refinada (en la novela se narra que un poeta, ya de avanzada edad, se suicida porque entiende que tuvo que haber nacido 30 años antes para poder conquistarla…), en todas las fiestas de esa sociedad húngara de los primeros años del siglo XX, era el objetivo de todas las miradas, tanto de las mujeres como de los hombres. Pedro se enamora de ella por su letra, era un experto en describir a las personas según la forma de su letra, y en las fiestas todos querían que les interpretase su letra.

La guerra llega, y Pedro se ve obligado a partir, atrás queda una Miett sola, y sublimemente bella… Pedro nunca llega, sin embargo, en el transcurrir de la guerra, Miett conoce a otro hombre, y termina enamorándose. Pedro cae prisionero en el Frente ruso, pero no deja de escribirle. Miett no sabe que decirle, presentía que moriría, y desea que sea feliz hasta el final de sus días, y no le cuenta que se enamoró de otro hombre, un diplomático húngaro (con quien al final de la historia, se casa y se va del país).

Pedro muere en cautiverio, y la noticia le llega a Miett. Para ella la noticia fue más bien una liberación, porque así no sentiría sentimiento de culpa para cuando Pedro regresara a casa y supiera que ella se había enamorado de otro.

Hoy debo confesar, que mi nivel de empatía hacía Pedro fue tal, que pensé más allá de la muerte misma de Pedro: ¿Qué pasaría con esa pobre alma cuando, ya en el más allá, descubrió que el amor de su vida, lo había traicionado en vida, todo ese tiempo que intercambiaron cartas a la distancia?...

Para algunas personas, esta novela no es ni de lejos la mejor de Zilahy, algunos la han descrito como “aburrida”, pero para mi fue casi una revelación. Yo pienso que hay que estar predispuesto para entender o no algo, hay un contexto muy complejo, en el cual un ser humano entiende las cosas mejor que otro.

Tuve una pesadilla el año pasado (en junio), soñé que era Pedro, y le conté el mismo (el sueño) a mi Miett.

Hay un libro llamado “El Libro de la Derrota”, donde según (no lo he leído), caricaturizan la derrota, pero no, en la vida real: Unos ganan, otros no. Esa es la dura verdad.

Me queda el consuelo de que viví intensamente la ilusión, pero soñé demasiado…

El guerrero se cansó tras 38 centurias, que digo, años de lucha...






PD: Preferí utilizar el nombre de otra novela (de 1.932) de este escritor húngaro, que le escribió al alma en todas sus facetas.


[Poesia] ...cuando el Alma duele





Cuando el Alma duele
No hay dolor alguno
Que se le compare
Ni calmante que funcione
Cuando el Alma duele
Dejas de existir
Te vas
Abandonas este Planeta
Cuando el Alma duele
Unos ganan...
Otros pierden
Es así
Cuando el Alma duele
Estas pero no estas
Sientes pero no
Cuando el Alma duele
Ya no hay nada que...
Hacer




jueves, 9 de febrero de 2012

[Poesia] Ayer se fue Spinetta







Ayer se fue Spinetta


¿Acaso nunca se iría?
Pues nunca se fue
Seguramente yo me iré,
Pero Spinetta no.
Spinetta trasciende
No será INVISIBLE
Nunca mejor dicho
Un poco de miel,
Un poco de miel,
No me basta
Sentí que lloraba
…por el Flaco
Influencia para muchos
Descubrí a Spinetta tarde
A través de Cerati
Amo entre los amos
De la musica
Como un PESCADO RABIOSO
Cuatro décadas
En su periplo
Que digo décadas, siglos!
Ahí va el Capitán Spinetta
Por el espacio
Con un banderín del Boca!
Que digo, del River
Jam sessions con Mercedes Sosa
Allá arriba,
En la constelación de Sirius
La verdad que tu anillo, Flaco
No nos protege de la tristeza
Escribí esto,
La madrugada después
Triste madrugada
Cuando leí sobre tu partida
La verdad, si te fuiste
Surcando la galaxia,
Ahí va el Capitán Spinetta
...el errante
Por el espacio
Partió el 8 de febrero
Se nos adelantó
Solo se nos adelantó
Aunque me dejó sin brújula
Y sin radio,
Desorientado estoy
Jamás podrá volver
A la Tierra,
No como un simple mortal
Volverá como un semidiós
El único semidiós flaco del Universo!


Por José








PD: Disculpen la confusión pasajera entre el "Hay" y el "Ahí".


Entradas populares